¿QUÉ NOS DICEN LOS DATOS? EL TIEMPO REAL IMPORTA